lunes, 13 de julio de 2015

Alas

Como la suave brisa que entra cuando te estoy echando de menos y me recuerda que tú estás en algún rincón del mundo echando de menos al amor de tu vida.
Como ver llover una tarde en el que te tengo café y pan dulce. 
Como reír olvidándome hasta de mi existencia,  porque con tu presencia logras captar la atención hasta de las margaritas. 
Como el sol en un día de grises.
Como los árboles en otoño que me hacen recordar que no dependo de ti, porque hasta ellos mismos tienen que desprender sus hojas para que crezcan nuevas.
Ojalá me crezcan de nuevo las alas, 
porque al irte
me las cortaste con frialdad. 
Y a mí que tanto me daba por elevarte a la décima altura 
de los sentimientos, 
que luego resultaron 
unas jodidas balas, 
un revólver 
que se disparó automáticamente.

Pero es triste, ¿sabes?
Puedes apuntar al futuro 
y caer donde más temías. 
Algo así es este juego absurdo de palabras 
que no tienen rima 
ni lírica, 
pero que tanto me urge tirar.

Bien dicen que el poeta 
no es poeta sin antes haberse roto callando
lo que sonreír.

Ojalá algún te dé por perdonarme y acabes por venir a quemar toda la basura, y quien habla de basura habla de palabras que ya han caducado, de recuerdos que pintan la noche de luz y de corazones que se mantienen en la cuerda floja, porque son demasiado inestables.

Yo,
por ironía,
acabé haciéndome más de esas heridas que tanto me gustaba que tú tocaras, lo hacías con tanta delicadeza que en cierto punto sentía cómo con tu saliva ibas creando piel nueva. Llámalo truco o magia, pero tú sin ser maga, terminaste siendo la mismísima magia. En vivo y a todo color.

Yo creía en ti,
ellos también lo hacían, aunque no hacían tanto ruido como yo,
yo te amaba con ruido,
te sentía con ruido,
te hacía el amor con ruido
e incluso te veía dormir como si la música estuviese durmiendo en mis hombros, después de haber llorado toda la noche.

Hay días como hoy que no sé dónde dejé mis raíces, mis ganas, mis sueños, mis ilusiones, mis "me voy a comer el mundo". Hoy ando cuesta abajo, recorriendo y descubriendo mundo a solas, a secas.

1 comentario:

  1. En especial, los últimos dos párrafos son fascinantes.

    ResponderEliminar